Skip to Content

Recomendaciones Nutricionales

Colesterol

El colesterol es una molécula presente en el organismo de la mayoría de los seres vivos, similar a la grasa e indispensable para la vida. Nuestro cuerpo necesita colesterol para fabricar infinidad de sustancias tales como hormonas, ácidos biliares o vitamina D, entre otras. Una parte importante del colesterol presente en nuestro organismo es sintetizado por el hígado y el resto es aportado a través de la dieta. Para reducir el colesterol en sangre, se recomienda aumentar el consumo de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados; y disminuir el colesterol y los ácidos grasos saturados.

  • Preguntas Frecuentes sobre el colesterol? Enlace
  • 5 Consejos para reducir el colesterol: Enlace
  • Alimentación y dislipemia Enlace
  • AlteracionesAlimentos Aconsejados Enlace
    En este apartado se presentan una serie de alimentos cuyo consumo regular puede contribuir a reducir el colesterol favoreciendo así el mantenimiento y/o la consecución de una buena salud cardiovascular.
  • Contenido de colesterol en los alimentos Enlace
  • Menú Semanal Enlace
  • Recetas Saludables Enlace
  • Tabla cálculo del riesgo cardiovascular Enlace
  • Poster farmacia RCV Enlace

Las enfermedades del aparato cardiovascular representan la principal causa de muerte en nuestro país. La probabilidad de padecer alguna de estas enfermedades - infarto de miocardio, angina de pecho e ictus o infarto cerebral - depende del número, antecedentes familiares y gravedad de los factores de riesgo presentes en cada persona. Los factores de riesgo comienzan a actuar desde la infancia y adolescencia, siendo necesario iniciar las medidas preventivas de forma precoz. También el grupo de la mujer durante el embarazo y a partir de los 45 años, coincidiendo con los cambios hormonales, presenta un mayor riesgo cardiovascular.

Se han identificado más de 300 factores de riesgo relacionados con las mismas, de los cuales los más comunes y prevalentes son: tabaquismo, hipertensión, hiperlipemias, obesidad, diabetes y sedentarismo; de estos, tres pueden modificarse mediante una adecuada alimentación (hiperlipemias, obesidad y diabetes).

Unas ¾ partes de la población de occidente tiene valores de colesterol superiores a 180 mg/dl, y 1 de cada 5 personas tiene unas cifras de colesterol por encima de los 240 mg/dl y por tanto tiene un riesgo cardiovascular relativamente elevado. Según todos los documentos de consenso de las diferentes sociedades científicas a nivel mundial, es deseable que los niveles de colesterol total sean inferiores a los 200 mg/dl. El riesgo asociado a unos determinados niveles de colesterol se multiplica cuando coexisten otros factores de riesgo cardiovascular que deben considerarse como la hipertensión arterial, el tabaquismo y la diabetes, entre otros y de los antecedentes patológicos en cada persona, dislipemia (fundamentalmente hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia), obesidad y diabetes pueden modificarse mediante una adecuada alimentación.